Con su icónica presa y en un entorno de maravillosos bosques, Valle de Bravo se presenta ante los viajeros como un espacio de sorpresas inagotable. No es casual que cada fin de semana se convierta en el refugio de miles de capitalinos, ansiosos de olvidarse de las presiones citadinas y entregarse a las experiencias turísticas que nos ofrece. Estas son, pues, cinco de ellas, son algunas vivencias viajeras que nos ofrece el mágico pueblo de Valle de Bravo.

1.- Visita Valle de Bravo en el marco del Festival Monarca, a finales del mes de enero, con varias competiciones deportivas y un festival de cine, además de la oportunidad de ver a la mariposa monarca.

2.- Pasea por sus calles empedradas mientras que conoces sus varias tiendas y galerías de arte.

3.- En Valle puedes dar recorridos en lancha o en velero por la presa y contemplar allí el atardecer.

4.- Acude al Museo Arqueológico para conocer el pasado prehistórico de la región.

5.- Date la oportunidad de ver el entorno boscoso de Valle de Bravo y Avándaro desde una perspectiva diferente. Ya sea utilizando el parapente, montando a caballo o en excursiones de ciclismo de montaña.