Malinalco es un Pueblo Mágico que sobresale por sus casas de estilo colonial, sus edificios religiosos de los siglos XVI, XVII y XVIII, construcciones que nos llevan a tiempos de gloria en el pasado de México. Y entre estos tesoros destacan el sitio arqueológico de Cuauhtinchan, en el Cerro de los Ídolos, con su majestuoso edificio Cuauhcalli; y el Ex Convento Agustino del siglo XVI y el Templo del Divino Salvador, complejo conventual con hermosas pinturas murales elaboradas con maestría por artistas indígenas. Todos los anteriores atractivos de Malinalco, se complementan con abundantes costumbres y tradiciones, los modos de vida de una comunidad inmersa en un ambiente mágico.

Por otro lado, Malinalco es una población sencilla y de plácido ambiente, por lo cual no son muchos los eventos y ferias que allí se organizan. Casi todos ellos se vuelcan hacia la cercana Toluca, capital del Estado de México. Sin embargo, los pequeños eventos que llegan a realizarse en Malinalco, son muy interesantes y están imbuidos de ese sentido místico que caracteriza a todo este Pueblo Mágico.

Como ejemplo de los eventos que se realizan eventualmente en Malinalco, hay que mencionar el Espiral Ameyalli, Festival Cultural y Feria Gastronómica. Iniciativa para el apoyo a causas educativas y para el fomento turístico de Malinalco, esta fiesta de corte cultural, que fue celebrado recientemente, incluyó tocadas de música rock, funk, blues y trova; una representación teatral; una atractiva muestra de danza polinesia; un espectáculo de títeres para el disfrute del público infantil; una exhibición de capoeira, con vistosas acrobacias  e improvisación de percusiones, y como colofón, una profunda meditación sónica que nos llevó a la esencia mágica de Malinalco.

El Espiral Ameyalli, Festival Cultural y Feria Gastronómica, importante evento celebrado en Malinalco, también abarcó talleres de ajedrez, maquillaje de fantasía, arte reciclado, juegos y concursos variados y mucho más.

Vale la pena resaltar la valía que tiene Malinalco, como punto de referencia turístico para el Estado de México, no solo por eventos culturales como el que les hemos comentado, sino además, por atractivos como las pinturas rupestres que se localizan en sus inmediaciones; el Santuario de Chalma, a solo 10 kilómetros de distancia, y que se ha convertido con el paso de los siglos en uno de los más importantes centros de veneración religiosa del país; y en su rica gastronomía, con platillos elaborados a base de vegetales y hierbas de la región y animales como la rana, el ajolote y la iguana.