Los Pueblos Mágicos del Estado de México son puntos imperdibles para cualquier viajero interesado en conocer lo mejor de nuestro país, manifestado en bellos espacios naturales, tradiciones de gran antigüedad, coloridas festividades y mucho más. Si visitaste Malinalco y te agradó, entonces no te pierdas El Oro, otra de las hermosas comunidades del territorio mexiquense.

El Oro fue fundado en el siglo XVIII y prosperó notablemente por las minas que existen en sis cercanías, como El Consuelo, La Esperanza o La Providencia. La fiebre del oro hizo que llegarán al lugar personas de todo el mundo, en especial de compañías inglesas, lo cual le dio al pueblo un atractivo cosmopolitismo. Por ello las construcciones de El Oro, exhiben los principales estilos arquitectónicos de aquellos tiempos. Lo anterior se hace patente en edificios como el Teatro Juárez y el Palacio Municipal, con sus muchos detalles art nouveau y neoclásico. No te pierdas tampoco, el Museo de la Minería y la encantadora estación de ferrocarril.

También es imperdible comprar artesanías típicas en el tianguis de los lunes o en su Centro Artesanal.