Ubicado en el punto donde se vinculan el eje neovolcánico transversal y la Sierra Norte del Estado de Morelos, aparece el pueblo de Malinalco. Es una comunidad que concentra en sí, bellos paisajes silvestres, una fascinante historia y una relevante herencia arquitectónica y todo lo anterior, teniendo como marco, el clásico entorno de pureza e inocencia de la provincia nacional.

Considerada una de las poblaciones más destacadas del Estado de México, Malinalco, a 70 kilómetros de la ciudad de Toluca y a unas dos horas y media en coche desde la Ciudad de México, se caracteriza por un clima de calor húmedo y moderado. Este último detalle, ha motivado a muchos capitalinos, a conseguir una casa de fin de semana en tan agradable lugar.

Malinalco, en cuestión turística, cuenta con una infraestructura confiable y eficaz, en la cual abundan diminutos hoteles, posadas y restaurantes de excelente calidad. Una parte significativa de la oferta turística de Malinalco, consiste en recorrer sus calles más significativas a pie, admirando su plácido ambiente y casas de bello diseño arquitectónico. No hay que perderse el tradicional tianguis, que se instala los domingos y los martes, y en donde pueden adquirirse productos hortícolas de la región, como vegetales y legumbres frescas, así como también algunos exóticos frutos, particulares de esta región del país.

Dos son los atractivos principales de Malinalco: uno de ellos es un formidable sitio arqueológico, que fuera habitado por miembros de las culturas matlatzinca y azteca, aunque, en tiempos prehispánicos, esta zona mexiquense, también estuvo poblada por los teotihuacanos, los toltecas y los matlatzincas. El sitio arqueológico de Malinalco, se localiza en lo alto de una elevación, conocida como el Cerro de los Ídolos, justo al oeste del poblado. Cuenta con varias edificaciones, relevantes, siendo la más admirable, la llamada “Casa de las Águilas y los Tigres”, una pirámide- templo construida directamente sobre la rocosa ladera del cerro. Era un espacio ceremonial para los antiguos mexicanos.

El otro atractivo turístico de Malinalco, que nadie se debe perder, es el complejo conventual de la Capilla de Santa Mónica, el Templo del Divino Salvador y el ex Convento de la Transfiguración. Este último, especialmente, posee un patio vasto y bello, con abundantes arcos, detalle singular de la arquitectura novohispana. Los techos y muros de este edificio sacro, se encuentran adornados con preciosos murales trabajados al fresco con detalles barrocos que aluden caprichosas formas vegetales.